Romper tu rutina.

Tener una rutina, para después romperla. (lectura 2 min)


Soy una persona a la que le encanta la rutina. Despertarme a la misma hora todos los días, comer, dormir, hacer ejercicio y todas las actividades que puedan tener un horario, me gusta hacerlas así. Creo que en general es un buen hábito, porque te permite tener un mejor control de tu tiempo, y así sabes cómo dividir tu día y cumplir la mayor cantidad de pendientes que tengas.

 

Pero muchas veces, me juega en mi contra. Esto es algo que me hizo ver Diego hace unos meses. Muchas veces me estreso por no irme a dormir a la hora que quería, o hacer ejercicio en la mañana, y eso hace que cambie completamente mi actitud en el momento. Creo que hay veces en las que hay que sacrificar un poco la rutina, los horarios, y no ser tan estricto. Hay días en los que las cosas no se van a presentar como normalmente lo hacen, y no tiene nada de malo romper la rutina y cambiar un poco los horarios.

 

El 80% del tiempo procuro seguir mi rutina, y el otro 20% lo dejo para imprevistos, Procuro no estresarme y aprender que no todo es blanco y negro, y no todo tiene que ser tan estricto. Hay días en los que habrá que sacrificar sueño, comidas, salidas, etc. Entonces, he llegado a la conclusión de que sí es necesario tener una rutina, pues te ayudará a manejar tu tiempo, pero también es necesario, de vez en cuando, romperla.

Regresar al blog

1 comentario

Que importante rodearse de personas que nos ayuden a ser una mejor versión de nosotros mismos, muy bien por Diego por dar su opinión a un amigo y a Mauricio por estar abierto a escuchar opiniones

Adriana Treviño

Deja un comentario